Vivir sin riesgos

Vivimos en una sociedad que cree que podemos vivir sin asumir riesgos, que el ser humano es capaz de controlarlo y preveerlo todo. La gente busca seguridad y el Estado refuerza la idea de que bajo su protección un mundo nuevo y perfecto sería posible. Nada más alejado de la realidad, la falsa idea de seguridad que depositamos en el progreso humano y en su iglesia (el Estado) choca frontalmente con la naturaleza humana.

En cierto modo, muchos se creen todopoderosos, hijos del hombre nuevo de Nietzsche sin necesidad de arrodillarse ante nada ni nadie, y que su voluntad puede transformar la realidad. La naturaleza humana no es ilimitada, estamos sometidos a la leyes de la naturaleza (y para los creyentes al plan divino), pensar que podemos escapar de ellas resulta infantil. De ahí se deriva en muchos casos el tabú sobre la muerte, o las enfermedades que la sociedad actual trata de esconder e incluso eliminar mediante el aborto eugenésico asumiendo que alguien que no está 100% sano no merece vivir.

No somos perfectos ni lo seremos, se pueden minimizar los riesgos y tomar precauciones pero siempre se producirán accidentes. Los políticos no tienen la culpa de los accidentes. Evitar el contagio de enfermedades o las consecuencias de orinar sobre una farola exceden en mucho la capacidad mágica que los estatólatras conceden a los burócratas. Aunque algunos se empeñen en hacer del Ébola el nuevo Prestige para criticar al gobierno lo cierto es que, a pesar de que se siguieran los protocolos de seguridad, cualquier cosa pudo terminar por contagiar el virus a la auxiliar. No debería extrañarnos, desgraciadamente es un riesgo al que los profesionales sanitarios están sometidos pese a todas las precauciones que toman. A lo largo de su carrera se ven expuestos a enfermedades sin cura y en alguna ocasión pueden contagiarse. Y no es necesario traer el Ébola a España, se puede pensar también en otros virus cono el de la Hepatitis.

En este sentido llama la atención que quienes defienden la solidaridad con el dinero ajeno y la ausencia de fronteras migratorias sean tan mezquinos como para negar un tratamiento que podría salvar la vida a un enfermo o darle la oportunidad de una buena muerte. ¿Qué se debería hacer entonces con los portadores del VIH? Tal vez estas mentes pensantes propondrían campos de concentración para asegurar su propio bienestar… A pesar de que algunas dolencias no tienen todavía cura el capitalismo avanza y es capaz de mejorar la calidad de vida de los enfermos con distintos fármacos y tratamientos sin excluirlos de la sociedad.

Vivir sin riesgos no sería vivir, tendríamos que permanecer aislados en una burbuja y aún así algo o alguien podría pincharla. Y aún suponiendo que consiguiéramos un entorno de aislamiento perfecto, ¿qué tipo de vida sería esa? Asumir nuestras limitaciones y responsabilidades es la única forma de progresar día a día. No tengamos miedo a la vida.

 

Acerca de estos anuncios

Paga la fiesta pero no la disfrutes

Los estatistas critican a Juan Ramón Rallo por aparecer en la televisión pública, como si él no fuera uno más de los contribuyentes que la sostienen. Solo faltaría que los liberales tuviéramos que pagar los servicios estatales pero estar vetados en ellos. Si TVE es “de todos” también debe poder escucharse en sus programas que estaríamos mejor sin TVE. Pero como siempre los partidarios de aumentar la intervención del Estado en nuestras vidas pretenden controlar lo público como un cortijo silenciando y estigmatizando a quien pueda llevarles la contraria.

No se trata de un caso aislado, es habitual que en los debates el progre acuse al liberal por estar utilizando servicios estatales -una definición mucho más exacta pues “servicios públicos” también lo son los que ofrecen las empresas privadas como, por ejemplo, los bares que tanto gustan a los sindicalistas- con el objetivo de deslegitimar por este camino al defensor del mercado libre. La realidad es que los impuestos son de obligatorio pago para todos, incluidos los liberales. Así que mientras eso no cambie tanto derecho tienen a utilizar los servicios estatales sus defensores como sus detractores. Ojalá existiera la figura del objetor pero no hay resquicio a través del cual el individuo pueda escapar a la voracidad recaudatoria del Leviatán. De hecho, el Estado solo permite una excepción: sus funcionarios civiles tienen el privilegio de elegir la sanidad privada en lugar de la pública.

La ambición de los colectivistas es que otros les paguen la fiesta pero no puedan disfrutarla. Argumento tan débil se vuelve en su contra; en el fondo tienen razón, Juan Ramón Rallo no debería aparecer en la televisión pública… pero ellos tampoco. Simplemente no debería existir televisión pública. 

 

Las cuelgasujetadores

Unas mujeres de progreso han decidido rodear el ayuntamiento de Valladolid con sujetadores para exigir la dimisión del alcalde (del PP) por su machismo. Ada Colau ha sido una de las promotoras de este “escrache de sujetadores” sin caer en la cuenta de que se trata de un invento antiguo, y si no que se lo pregunten a Jesulín.

Resulta revelador el hecho de que no se hayan quitado ni el sujetador ni las bragas para criticar al alcalde de Toledo por algo que dijo ese mismo día. ¿La diferencia? El alcalde de Toledo es de la PSOE, y como es miembro de “la gran familia progre” puede ser todo lo machista que quiera. Todavía estamos a la espera de que las autodenominadas feministas cuelgasujetadores le organicen una sola performance al actual presidente del PSOE vasco que en su día agredió a su mujer con un paraguas. Podemos esperar sentados.

Este pintoresco suceso veraniego sólo es una anécdota pero muestra la hipocresía y sectarismo con el que actúan estas gentes de progreso que en casos más graves pasa por disculpar o justificar cualquier tropelía siempre y cuando la cometa “uno de los suyos”.

Un buen programa de izquierdas

¿Qué os parecen estos puntos programáticos? ¿Os plantearíais votar al partido que los propusiera?

- Fomento de la contratación indefinida y de calidad. Evitando la temporalidad, los despidos indiscriminados y los contratos basura.

- Participación de los trabajadores en la gestión de las empresas. Es el medio de alcanzar la copropiedad y cogestión de las mismas.

- Mantenimiento de pensiones dignas. Especialmente las no contributivas.

- Eliminación de las privilegiadas pensiones que disfrutan los políticos.
A las que acceden trabajando una décima parte que el resto de los españoles. Regulación de las indemnizaciones por despido de los directivos de grandes empresas.

- El PP liberalizó el suelo favoreciendo el enriquecimiento de ayuntamientos, partidos políticos y constructoras. Trabajaremos para que el suelo no esté sometido a la ley de oferta y demanda, evitando precios de solares astronómicos, y rebajando el de la vivienda.

- Abaratamiento de la vivienda de protección oficial. Debe fomentarse el acceso a VPO de manera que el precio no suponga una barrera de entrada elevada para ciertos sectores con necesidades de vivienda.

- Favorecer el acceso a una vivienda de manera temporal.
Destinado a sectores en riesgo de exclusión, como desahuciados, jóvenes y divorciados.

- Ley hipotecaria que favorezca la dación en pago.
Porque no es normal que se arruine la vida de 500.000 familias españolas cada año, (187 cada día) las que tras perder su vivienda habitual y la que servía de aval, aún mantengan una deuda bancaria de por vida, conllevando una muerte social de facto.

- Fomento de la repoblación de zonas rurales. En un momento de crisis como el actual, debe reconsiderarse la experiencia de repoblar zonas que han quedado yermas de población por falta de inversiones.

- Nacionalización de la Banca. Concesión de créditos a nulo o muy bajo interés para la creación y fomento de cooperativas y pymes.

- Prohibición de la especulación. Persecución de paraísos fiscales y endurecimiento de penas para especuladores y capitalistas que se aprovechen del trabajo de los españoles.

- Creación de un Consorcio de control de la gestión de las grandes infraestructuras del Estado. Las grandes compañías constructoras han malversado, defraudado e incluso apropiado indebidamente dinero público para ejecutar grandes obras de infraestructura de escasa calidad.

- Nacionalización de las cajas de Ahorro. Se creará una única Caja de los Trabajadores que favorezca la concesión de créditos para primeras viviendas y microcréditos para la puesta en marcha de negocios de emprendedores.

- Investigación de las grandes fortunas del país. Depuración de responsabilidades en casos de fraude.

- Control de mercados. Hay que intervenir en los mercados para alcanzar un nivel digno en las rentas de los agricultores; hay que intervenir en los mercados para garantizar una política de precios fijando unos precios mínimos estables, y hay que intervenir en los mercados para luchar contra la falta de garantía en los autoabastecimientos de alimentos que el sistema liberal ha abandonado. Hay que impedir que los “grandes caimanes” de la especulación, los intermediarios, que son los grandes beneficiarios de la estructura económica actual, continúen determinando un mercado al que no aportan absolutamente nada.

- Políticas de apoyo a las madres solteras. Se favorecerá la integración de estas mujeres tanto laboral como socialmente.

- Nacionalización de las compañías energéticas y de las explotaciones mineras. Defendemos la gestión pública de los servicios públicos como estos y la reactivación de la minería del carbón y el hierro.

- Creación de un Plan Energético de Energías Renovables. Debe permitir la implantación de energías limpias, buscando un abaratamiento y autosuficiencia en la distribución.

- Endurecimiento de penas para casos de atentados ecológicos. Depuración de responsabilidades en el caso de desastres naturales.

- Eliminación de la figura de los Hospitales concertados.En el Sistema Nacional de Salud solamente se contemplará la asistencia y gestión públicas.

- Profunda e integral reforma de la Constitución. Porque se trata de un texto que no han votado los menores de 52 años (31 millones de españoles): Estamos gobernados por una ley desfasada en el tiempo, incumplida en los hechos y equivocada en la mayor parte de sus formulaciones.

Si estás de acuerdo con estas propuestas que acabas de leer como persona de progreso deberías replantearte algunas cosas pues tus ideas coinciden al menos en lo económico con el programa de Falange. Los extremos se tocan, no es extraño que ellos se definan como nacional-sindicalistas y que su programa de 2011 se asemeje tanto al de los partidos populistas que han crecido alimentados por la frustración de expectativas. No son ideas nuevas, aunque ahora lleven coleta o la nación sea la catalana en lugar de la española.

Archipiélago de prejuicios sobre las familias

Carlos López Díez ha respondido en su blogmi anterior escrito sobre los hijos de los homosexuales con un archipiélago de falacias sobre las familias. Es complicado argumentar contra los prejuicios pero el silencio tan solo puedo reafirmarlos. Para ir al grano resaltaré las afirmaciones de Carlos López y a continuación mis réplicas:

- “En el debate sobre los llamados “otros modelos de familia”…”

No hay debate, existen “otros modelos de familia” desde que una sola persona puede adoptar, tener hijos por reproducción asistida, los padres fallecer, divorciarse, etc. El “debate” que pretende Carlos López es sobre la moralidad de estos casos como se desprende de todas sus premisas.

-  “Cuando se habla de abuso infantil dentro del ámbito familiar, no está claro qué se entiende por familia…”

Otro intento de poner en duda hasta lo que cualquiera entiende. Con un ejemplo lo verá más claro: La cena de Nochebuena se produce en el ámbito familiar, el panadero al que le compra el pan todas las mañanas suele ser un conocido.

- “¿Valen como “familia” todo tipo de arreglos en los que la madre o el padre conviven con distintas parejas de uno de los progenitores de los hijos, a lo largo del tiempo?”

Imagino que la viuda que rehace su vida no puede volver a casarse según Carlos López y mucho menos “vivir en pecado”. Que me disculpe si dejo ese tipo de decisiones sobre la propia vida al ámbito privado sin imponer mi moral a los demás.

- “Sospecho que es así, con lo cual ese dato no me sirve para evaluar la idoneidad de la familia natural, porque no distingue entre esta y otras fórmulas de convivencia.”

Afirmar que existe una familia “natural” puede inducir al error asumiendo que existe una familia “anti natural”, no deseada ni deseable. De nuevo el juicio moral. Dentro de la estrecha definición de “familia natural” se quedarían fuera desde las viudas con hijos hasta las personas que adoptan pasando por las parejas que recurren a las técnicas de reproducción asistida. ¿Las parejas que tienen hijos pero no se casan son “familia natural” u otra cosa?

- “…dado que todavía hoy la mayoría de niños vive en hogares con sus padres biológicos, tampoco debería sorprendernos que la mayoría de abusos se dieran en hogares de este tipo.”

Tras poner en duda que las “familias” son familias calma a los lectores asumiendo que, efectivamente, la realidad que la mayoría menores que sufren maltrato se da en el ámbito familiar tal y como indican todos los estudios que hay sobre el tema.

- “El dato realmente interesante sería comparar el porcentaje de abusos que se dan dentro de la familia natural, con el que se observa en otro tipo de hogares, donde los niños tienen que convivir a menudo con ligues heterosexuales u homosexuales de su madre o de su padre.”

Y para reafirmar sus prejuicios presenta un escrito del Foro de la Familia en el que no se menciona una sola vez a los homosexuales. No creo que se deba culpar a los homosexuales de los divorcios y ligues entre heterosexuales. Si cabe destacar antes muchos homosexuales se casaban con heterosexuales por presiones (familiares, sociales o de los inquisidores de hoy de y de siempre) ya no tienen que vivir reprimidos y pueden desarrollar sus afecciones y familias sin que su vida corra peligro y amparados en la ley. Desgraciadamente no es así en todo el mundo lo sería si de estos inquisidores dependiera.

- “Naturalmente, estamos hablando de estadísticas. Quien conviva con los hijos de una relación anterior de su actual pareja haría mal en sentirse ofendido porque saquemos a relucir estos datos. La estadística no predetermina el comportamiento individual, y nadie pretende “criminalizar” a ninguna persona…”

Salvo a los homosexuales, a las divorciadas, a los que tienen amantes, a las prostitutas y otra gente de mal vivir… “naturalmente”. La tolerancia no se basa en respetar a los iguales sino en tolerar y convivir con el diferente. Esa es una de las fuerzas del liberalismo y de las sociedades abiertas en contraposición a las sociedades cerradas totalitarias (socialistas, teocráticas, etc.).

-“Lo que aquí criticamos es ese pensamiento buenista de que todo vale igual, que no importa lo más mínimo el tipo de hogar en el que crezcan los niños, “mientras haya amor”. El problema estriba precisamente en lo que entendemos por amor. Si se trata de un mero sentimiento subjetivo, o de una forma de relación basada en la entrega al otro, más allá de estados de ánimo pasajeros.”

El amor, como la felicidad, no se puede medir ni comparar. De hecho dudo que haya palabras capaces de definirlo y no seré yo el que evalúe el “amor” de cada hogar en el que crece un niño. Hay padres que aman a sus hijos y otros que los desprecian mientras es una persona ajena al núcleo familiar quien termina siendo considerado como un padre. Las variaciones son tantas como familias; cada situación es única y nuestra excepcionalidad es la fuente de la riqueza de humanidad.

- “…ya sabemos que siempre se han dado casos de niños a los que les ha faltado el padre, la madre o ambos, y que sin embargo han salido adelante y han podido ser felices. Pero lo que discutimos precisamente es si esa situación es la ideal o no, con carácter general.”

El problema que conlleva buscar situaciones “ideales” es que muy pocos encajaríamos en el ideal. Las mayores matanzas y persecuciones que ha sufrido el hombre han sido el resultado de los iluminados que querían alcanzar el “ideal” en este mundo imperfecto de pecadores. El carácter “general” de la discusión no tiene sentido cuando lo que se dan son casos concretos y únicos como el de un fallecimiento, una separación o el recurso a la técnica para reproducirse. A menos que Carlos López esté proponiendo la prohibición de las técnicas de reproducción asistida. Sería bueno que lo aclarase.

- “Una sociedad que pretende, por razones ideológicas, que esta cuestión no debería siquiera plantearse, o que no se molesta en revisar la respuesta a priori de la corrección política, es una sociedad que no pone el interés de los niños por encima de cualquier otra consideración.”

En realidad esa sociedad que teme Carlos López es una que no se plantea la ingeniera social para moldear las familias siguiendo un modelo ideal de familia.

- “La idea de que el mundo ha sido creado por un Ser inteligente y libre tiene bases racionales muy profundas en las que aquí no me puedo extender.”

Esta cuestión filosófica  -a la que dedica tres párrafos- no aporta mucho al debate aunque también difiero en que no creo que la mente humana (imperfecta y limitada) pueda aprehender y explicar a Dios (perfecto, omnipotente, omnisciente, etc.).

- “El ser humano se presenta en dos “modalidades”, hombre y mujer, cuyo sentido va más allá de meras diferencias fisiológicas. Privar a un niño de vivir esa complementariedad a través del amor de sus padres, y preferiblemente los que lo han engendrado como parte de esa experiencia, es cuando menos imprudente, en la medida en que se pueda evitar razonablemente.”

Y por ello nadie propone robarle el hijo a nadie. Volvemos a los temas como “amor” y “complementariedad” en la pareja como algo bien definido pero que a nuestro alrededor se manifiesta con la riqueza que demuestran las relaciones humanas. No hay dos parejas que se amen igual o se complementen del mismo modo. Esta visión unívoca y excluyente es la que, por poner solo un ejemplo y suponiendo coherencia en los argumentos de Carlos López, llevarían a los prohibición de los donantes de semen y las técnicas de reproducción asistida.

- “Los niños generalmente son más felices si tienen a su padre y su madre conviviendo juntos que en cualquier otra situación.”

Atrevida conclusión que generaliza y presupone cierta omnisciencia al medir la felicidad de los niños. Además, el hogar de un niño no es solo el que lo hace feliz (si eso fuera así tendríamos que llevarlos a todos a Disneylandia, aunque no todos serían felices allí, claro). Más allá de los prejuicios, no encuentro ningún motivo por el que una persona sola o una pareja homoparental no puedan criar a su hijo. Y a tenor de lo que se lee en el blog de Carlos López él tampoco los ha aportado.

Lo dicho, un archipiélago de falacias y prejuicios que pretenden apuntalar un modelo de familia ideal y condenar a todos aquellos que sa alejen del mismo, sean separados, huérfanos, parejas homoparentales o hasta la Sagrada Familia.

Hijos de los homosexuales

Quienes se oponen al matrimonio homosexual suelen estar en contra también de la adopción de menores por parejas homoparentales con argumentos cargados de prejuicios y premisas erróneas. Si ya intenté explicar en esta página por qué el matrimonio homosexual es una victoria conservadora hoy intentaré exponer los argumentos a favor de la adopción homoparental y los vientres de alquiler.

La afirmación “todo niño tiene derecho a un padre y una madre” es falsa. Los niños no tienen un padre y una madre por derecho sino como requerimiento del proceso biológico reproductivo humano. Más acertado sería aseverar que todo recién nacido es, necesariamente, hijo de un hombre y una mujer independientemente si la reproducción es natural o asistida por la técnica (para que esta premisa sea valida debemos excluir una posible aunque improbable partenogénesis natural o futuros descubrimientos que permitan la reproducción asistida sin un óvulo fecundado por un espermatozoide).

Desgraciadamente, un menor de edad puede quedarse sin su padre, madre o ambos por causas naturales (fallecimientos, etc.) o sociales (abandonos, renuncias, encarcelamientos, separaciones, etc.). Estas situaciones son tan antiguas como la misma sociedad y para paliarlas existen los orfanatos y las adopciones.

Tanto en el caso de las técnicas de reproducción asistida como en las adopciones la paternidad biológica puede diferir de la paternidad legal. Padres y madres prestados que abren su familia a los niños que no las tienen en un acto de amor admirable reflejado en estas bellas palabras de Benedicto XVI: “San José manifiesta de manera sorprendente, que es padre sin haber ejercitado una paternidad carnal. No es el padre biológico de Jesús, del cual solo Dios es Padre, y sin embargo ejercita una paternidad plena y entera. Ser padre es por encima de todo ser servidor de la vida y del crecimiento”.

Es el momento de introducir en la ecuación a las parejas homoparentales que se ofrecen para adoptar a los menores que lo necesitan. Desde el momento en que dos homosexuales pueden casarse en España pueden acceder a la adopción en igualdad de condiciones que los matrimonios heterosexuales y ello implica superar los requisitos de edad y psicosociales que las administraciones competentes exigen. Esto implica un estudio particular de cada pareja en la que se tienen en cuenta desde los horarios laborales, los ingresos familiares y patrimoniales hasta la estabilidad emocional. Esto es interesante a tener en cuenta porque las personas que adoptan tienen que superar un filtro que las personas que tienen sus hijos de forma natural. Proteger a los niños de todo tipo de abusos (recordemos que el 85% de los abusos sexuales a menores se dan en el ámbito familiar, la mayoría con padres heterosexuales obviamente) y ofrecerles el mejor hogar posible en la medida de lo posible debe ser el único parámetro a tener en cuenta.

Quienes dicen defender a los niños siempre aseguran que es necesario que tengan un referente masculino y otro femenino, pero la realidad es que en España desde hace tiempo cualquier persona podía adoptar a título individual sin necesidad de convivir en pareja. ¿A que nunca han visto que alguien se manifieste contra la adopción por parte de personas solas? ¿Dónde queda el referente paterno cuando el adoptante es una mujer en solitario? Hasta la legalización del matrimonio gay los homosexuales que querían adoptar se acogían a este supuesto mientras que ahora la misma estabilidad y seguridad legal que ampara al matrimonio protege al menor adoptado.

Actualmente la adopción de menores de 3 años en España se encuentra paralizada. El aborto utilizado como método anticonceptivo, la educación sexual, el alto nivel de vida alcanzado en los últimos años y la burocracia del proceso (desde que el niño es susceptible de ser adoptado hasta que se determina que puede serlo pueden pasar años) han reducido el número de niños en adopción.

Hay quienes aun no pudiendo alumbrar a sus hijos recurren la técnica para tenerlos. Desde que en 1978 nació Louise Brown, la primera “niña probeta”, han sido muchas las familias que se han reproducido con ayuda de estas técnicas. Un paso más allá es la gestación subrogada en el que una gestante alquila o presta su vientre a unos padres intencionales. Esta es la única opción que tienen las parejas homoparentales para tener hijos con su carga genética. En España este tipo de técnica reproductiva no es legal y cada vez hay más familias que no pueden inscribir a sus hijos nacidos fuera de nuestras fronteras en el Registro Civil por lo que promueven su modificación para que dejen de estar en un limbo legal (aquí podéis firmar la petición). Se trata de una exigencia justa pero insuficiente, la gestación subrogada debería permitirse amparada en la libertad, tanto de la gestan subrogada como la de los padres intencionales. Soy incapaz de escribir una mejor defensa de los vientres de alquiler de la que puso negro sobre blanco Juan Ramón Rallo así que os recomiendo su lectura.

En este 28 de junio tengo un sueño, que España sea un país más libre en el que todos podamos ser “servidores de la vida y del crecimiento” sin impedimentos burocráticos.

 

Antonio Elorza sobre Podemos

Todavía recuerdo la primera clase que nos impartió Antonio Elorza, refugio moral de la izquierda ilustrada en la Facultad de Políticas de Somosaguas. En realidad las recuerdo casi todas, las enseñanzas de los buenos profesores quedan grabadas a fuego en la memoria. Y de vez en cuando, las rememoro al leerle en El País, hoy en particular ha escrito uno de los mejores artículos sobre Podemos que he leído hasta el momento. Es doblemente interesante porque Elorza conoce aquello de primera mano y además tiene las herramientas adecuadas para analizarlo, el título no podía ser más acertado: La ola. Les dejo con el maestro.

Politeia: explicación de Maquiavelo

La primera entrada que voy a rescatar de Politiea es una explicación (sin valoraciones) del pensamiento de Maquiavelo, padre del republicanismo y referencia necesaria de todo “hombre de Estado”. Si queréis leer una crítica interesante María José Villaverde le dedica un capítulo en su más que interesante libro La ilusión republicana: Ideales y Mitos, Tecnos, 2008, Madrid. Esto es lo que escribí sobre el autor de los Discorsi y El Príncipe en 2005, hace casi diez años:

Muchas veces se habla de maquiavelismo sin ni siquiera comprender o haber profundizado un poquito en la obra de Maquiavelo. Pretendo pues acercar al lector a su pensamiento de la forma más precisa y clara posible para clarificar un poco las ideas a aquellos que no hayan tenido el tiempo o la oportunidad de aproximarse a su obra.

Los presupuestos sobre los que basa su pensamiento son: la naturaleza egoísta del Hombre, que tiende a satisfacer sus intereses individuales antes que los colectivos; la virtud política es escasa en el género humano y para llevarla a cabo se necesita capacidad de heroicidad, de sacrificar su ética individual en virtud de los demás; y la recuperación del hombre para explotar sus cualidades potenciales naturales que han sido deformadas por la ética cristiana que lo han hecho débil y humillado, ha perdido la confianza en sus propias capacidades y es servil, sobretodo en las empresas políticas.

Como Aristóteles entiende la política como un conocimiento probabilístico, no es exacto y se basa en la historia de otras comunidades, de la suya propia y la de sus actores. Pero a diferencia del estagirita mantiene que la ciencia política estudia lo que las cosas son o han sido y no lo que deben ser, rompe con su concepto normativo (como debe ser, y lo que no entre en la definición de política no será política sino corrupción de la política) para darle un contenido descriptivo (como es). Según el pensamiento maquiavélico proceder políticamente sobre premisas ideales conlleva necesariamente al fracaso, debemos analizar y actuar a partir de lo que las cosas son y no de cómo nos gustaría que fuesen.

La virtud será entonces la capacidad de sacrificarse y deberemos distinguir entre la virtud del ciudadano (entendida como entregarse a la comunidad política) y la virtud del gobernante (que será la sabiduría y energía que debe disponer para dirigir los estados, un cierto heroísmo). La virtud es originaria del gobernante (se tiene o no se tiene) mientras que la del ciudadano es derivada de él. En sus palabras: El soberano despierta la virtud del gobernado.

La Fortuna entendida como el azar, lo que el hombre no puede controlar. El hombre a través de la virtud puede reducir la acción de la fortuna pero solo hasta cierto grado. No se puede rendir a la fortuna y confiar ciegamente (como hace el cristianismo en cuanto a un plan divino) o pensar que somos capaces de controlar totalmente la naturaleza.

Y la necesidad será aquello que no puede no existir, es lo contrario de la libertad. Como la naturaleza del ser humano es contingente (puede ocurrir o no) para educar políticamente a los individuos el gobernante deberá crearle una necesidad. Tendrá que provocar situaciones en las que el ciudadano se vea obligado a ser un buen ciudadano, hacer que el interés del ciudadano y el colectivo coincidan. Un buen político será aquel que sea capaz de crear necesidades que obliguen a los ciudadanos a comportarse virtuosamente y crear un hábito de ese comportamiento.

La política será para Maquiavelo la actividad más alta que uno puede realizar. El requisito de una vida privada plena es una vida pública bien organizada. La política es imprescindible pues incluso para aquellos que no participan en ella pueden llevar a cabo una vida privada separada de la política gracias a que otros se dedican a organizar la res pública: la vida social y política es el requisito para todo lo demás.

Hasta la entrada en escena de Maquiavelo la ética cristina ha sido la dominante supone el ensalzamiento de valores que son superiores a cualquiera que podamos encontrar en el mundo terrenal y, por tanto, no sirven a la política. La nueva ética política debe basarse en el espíritu cívico (que es lo contrario a la caridad), el coraje (que es lo contrario a la misericordia), la fuerza (lo opuesto al perdón a los enemigos), sobreponerse a las dificultades (frente a poner la otra mejilla), todo ello son valores terrenales frente un desprecio de la ética cristiana a los mismos.

Para llegar a ser un buen ciudadano no se pueden seguir los principios del cristianismo pues son conductas de ángeles y los hombres no son capaces de llevarlas a cabo. Los principios sobre los que se basa la moral cristiana nos pueden servir para ganar el Cielo o para ser buenos cristianos pero aplicados a la política resultan inservibles y conducen, inevitablemente, al desastre. Según esa ética que podríamos llamar tradicional de Occidente hacer el bien acarrea beneficios, pero él rompe con esta idea pues una acción basada en valores moralmente buenos no tiene porque conducirnos al triunfo sino que correrán la misma suerte que los basados en valores moralmente malos; la fortuna es éticamente ciega y no distingue entre lo bueno y lo malo.

Encontramos aquí un elemento de ruptura con la tradición judeo-cristiana cuyos preceptos el buen gobernante no puede seguir pues le conducirían al fracaso y a la extinción de la comunidad política que gobierna. El bien y el mal están conectados y para evitar el mal mayor hay que realizar el mal menor. El gobernante tiene que ser capaz de ir a la guerra (mal menor) para evitar la destrucción de la comunidad (el mal mayor), lo contrario sería la destrucción y el fracaso de los gobernados aunque podría significar que el príncipe se ganase para él el cielo como buen cristiano. La ética tradicional deja de ser universal (válida para todas las circunstancias), aunque no queda invalidada, pues para ser un buen cristiano deberá seguirse. A partir de ahora existen varias opciones, elegir entre salvar el alma o salvar la ciudad y para cada una existe una ética válida aunque diferenciadas e incompatibles entre sí, no en la práctica sino en la lógica. Ambas son buenas para cada caso.

El petróleo en Canarias según Miguel Anxo Bastos

Hace solo unos días el ministerio de Medio Ambiente aprobó unas prospecciones petrolíferas en aguas canarias. Frente a la demagogia de los grupos de presión os recomiendo (sobretodo a canarios y baleares) esta conferencia que ofreció Miguel Anxo Bastos durante las jornadas liberales de Tenerife hace unos meses y a la que tuve la suerte de asistir:

Politeia, una mirada al pasado

Blogsome borró todos los blogs y todo lo que escribí en Politeia ya no existe. Me debieron avisar por Mail en alguna dirección que ya no uso y no hice ningún tipo de copia de seguridad. Soy de natural despistado.

Empecé a escribir en Politeia estando en Mallorca gracias a la insistencia de un buen amigo. Ya por aquél entonces me dedicaba a molestar a mis amistades por e-mail con reflexiones políticas. Andrés me convenció de que empezara un blog en el que volcar esos escritos para que no se perdieran ni se limitaran a nuestro grupo. Tal vez solo me lo comentó para que dejara de llenarle la bandeja de entrada (por entonces con espacio muy limitado) con mis chifladuras. En cualquier caso seguí su sabio consejo  y creo que no pude tomar mejor decisión. Desde entonces tengo una deuda de gratitud con él.

ulls3Eran escritos de juventud -me faltaban muchas lecturas, y  todavía hoy me quedan- por lo que su valor era básicamente sentimental. Habrá lectores de este blog que se acuerden de aquella Politeia y otros que sigan esta página mucho después de que dejara de escribir allí. Me gustaba conservar el blog como un archivo en el que comprobar mi inocencia ignorancia de entonces; pero también algunas entradas que recuerdo con gran cariño. En Politeia alerté sobre la deriva del PP en Baleares con Matas y los riesgos de la Munarquía (termino que acuñé para describir la Munar-dependencia de la política balear), relaté la visita de Hugo Chávez a la Facultad de Políticas de la UCM arropado por los actuales líderes de Podemos, avancé reformas institucionales que hoy están en boca de todos, empecé a desarrollar la perspectiva conservadora del matrimonio homosexual… entre muchos otros escritos, que eran pura morralla.

Estudiando en Madrid no podía permitirme tener internet en casa así que primero tecleaba las entradas en el procesador de textos, las llevaba a la Facultad con una memoria USB y luego actualizaba el blog desde la sala de ordenadores. Resultaba de lo más engorroso y no podía escribir al minuto sobre la actualidad como entonces me gustaba pero ahora permitirá que pueda recuperar alguna de las entradas perdidas. Ni las tengo todas ni, seguramente, se trate de las versiones definitivas que publiqué entonces; los comentarios también se han volatilizado y de la mayoría desconozco la fecha en la que salieron a la luz pero todas son anteriores al 29 de septiembre de 2009.