empanada mental

Una vez más el ideólogo José María Lassalle nos demuestra que es capaz de citar a más de 14 autores en un solo artículo sin despeinarse. Un artículo o una ensaladilla de tropezones y retazos de corrientes de pensamiento cogidas con pinzas que lo único que demuestran es que ha leído a Pocock, un neorepublicano al estilo de Skinner o Pettit. Las lecturas de la derecha son la guía de la nueva izquierda, vamos bien.

La empanada mental que publica en El País -como no- empieza así: “La crisis exige de las sociedades abiertas una enérgica respuesta de ejemplaridad. Una vuelta a los valores cívicos y a la responsabilidad moral”. El resto, solo es apto para masoquistas.

Anuncios

5 pensamientos en “empanada mental

  1. Siempre me sorprenden este tipo de artículos en el que un chaval es capaz de “criticar” a alguien cuyos conocimientos son de reconocida competencia. Y la “crítica” no va en torno a la gestión pública, sino una crítica que pretende ser “intelectual”. Entrecomillo crítica e intelectual porque en esas 10 líneas hay muy poquito de crítica profunda al texto sino a la persona e intelectual porque… ¿lo tengo que decir? Que te hayas leído 3 libros no te convierte en un ilustrado chaval.

    Lo que veo en esa crítica es mucha animadversión personal que estoy convencido que no negarás. Pero, ¿es una animadversión basada en tu propia experiencia y en tu propia reflexión personal? ¿O simplemente inducido? Viéndolo desde la distancia, no eres más que uno de tantos fan que se han hecho seguidores de una persona –no de una corriente intelectual-. Esa persona es FJL y todos los lameculos que tiene a su lado. ¿Qué se odia a Gallardón? Pues todos odiamos a Gallardón. ¿Qué Lassalle es no sé qué? Pues todos pensamos que Lassalle es no sé qué. ¿Qué Esperanza Aguirre es la mejor del mundo mundial? Pues todos a una como Fuenteovejuna.

    Este hombre, a priori, es doctor en Derecho y creo que su tesis fue calificada con sobresaliente cum laude. Ha sido profesor de Sistemas Políticos Comparados y de Filosofía del Derecho. ¿Tú? ¿Qué eres? ¿Un recién licenciado? Sin embargo, tu prepotencia te lleva a creerte por encima y tratar de ningunear –sin ningún acierto- el contenido intelectual de un artículo. Por lo menos, para una crítica taaannnn profunda como la que has hecho habrás ojeado al menos algunas de las obras de José María Lassalle. Te pongo algunas de ellas por si su ilustrada señoría tiene a bien salirse del camino marcado por su maestro intelectual y quiere pensar por si mismo:

    John Locke y los fundamentos modernos de la propiedad.

    Locke, liberalismo y propiedad.

    Coordinador del texto y ensayista del texto editado por FAES: Raymond Aron: un liberal resistente.

    Coordinador del texto y ensayista del texto editado por FAES: Isaiah Berlin: una reflexión liberal sobre el “otro”.

    España, un hecho escrito y coordinado junto a César Alonso de los Ríos.

    Creo que tiene prologado el libro de Helmut Kohl, la revolución de la libertad y otro de poesía si no recuerdo mal.

    Por cierto, ¿tú tienes escrito algo? Algo de verdad -no este blog- con contenido político de verdad y no de tertuliano radiofónico sabelotodo. ¡Imagino que no! ¡Qué pregunta más tonta!

  2. He leído lo suficiente para poder afirmar que Lassalle es un analfabeto en teoría política, cosa que no creo, o simplemente miente. Y no sé que es peor.

    Y como bien apuntas no pretendía aquí desglosar aquí el pensamiento de Locke, compararlo con el de Rawls o entablar una discusión sobre la evolución del liberalismo. Sí puedo darte alguna pincelada, y te diré que este nuevo republicanismo sobre el que escribe Lassalle, tomando el nombre en vano de muchos pensadores liberales, entronca con el pensamiento aristotélico y se opone al individualismo liberal. Dos tradiciones opuestas que se remontan a Socrates.

    Si quieres imparto doctrina sobre el tema pero hay gente mucho más cualificada que yo que puede hacerlo sin necesidad de retorcer citas de 14 autores en un artículo periodístico para favorecer sus intereses políticos.

    En cualquier caso, entiendo que alguien que ha decidido dedicarse profesionalmente a la política prefiera que los hombres abandonen su libertad para encontrar la virtud solo en cuanto sean ciudadanos y cumplan con sus deberes. Virtud y deberes que definen e impone la elite política. Lassalle solo trata de legitimarse a sí mismo.

  3. No lo podrías haber dicho mejor. No comparto algunas de las críticas hechas conta Lassalle por algunos colaboradores de LD, pero el artículo de hoy en El País es un auténtico galimatías. No se entiende nada y mezcla churras con merinas. What can he mean?

  4. Yo tambien he leido a Lasalle, por desgracia, el que sea doctor en Derecho muestran el nivel lamentable de la universidad española.
    Doctores tambien son (o al menos eso dice la prensa del Regímen) Maleni, mi Maleni, o la sin par, Apretujillo doctora cum laude en la universidad del B ellotari extremeño. Y??? Debemos rendir pleitesía a estos especímenes?

  5. Se ve que el Sr. “Alucinado” y su comentario rinden pleitesía al Sr. Lacalle. Quizás su sueldo público, o quizás su posición en el Partido Popular, dependan de “caer bien” al Sr. Lasalle.

    Estuve en un Campus FAES organizado por el Sr. Lacalle junto con el Sr. García Legaz y, desde entonces, decidí no volver a votar al Partido Popular. Los invitados a las ponencias eran buenos, pero los participantes (en su mayoría parlamentarios de la Comunidad de Madrid) carecían de nivel intelectual y de criterio individual sobre ningún tema que se tratase. Sólo repetían las consignas del partido como papagallos y, desde luego, ninguno era liberal de verdad.

    Creo que estuvo sirviendo en el gabinete del Sr. Aznar cuando éste era Presidente del Gobierno. Parece mentira que haya pertenecido al Instituto Juan de Mariana (no sé si sigue pagando su cuota actualmente) y, que acuda a la Cena de la Libertad cada año. Maquillaje liberal, como espúreo marketing político, para luego pensar de verdad de modo intervencionista.

    Menudos políticos “profesionales” tenemos. A falta de saber ganarse la vida por sus propios medios, venden sus valores éticos y sus ideas a “El País” y otros medios socialistas, siguiendo las directrices del líder (¿?) del partido que creen puede mantener sus cargos públicos y, por tanto, opinan, puede seguir manteniendo sus privilegios en el futuro.

    No es nada extraño, ya que lo hacen la mayoría de los políticos de España. Los afiliados del PP ahora repiten las consignas “intervencionistas” (= socialistas), que en estos momentos ordena la dirección del anti-lider Mariano Rajoy, ante el medio de comunicación (El País) con el que parecen querer aliarse para alcanzar de nuevo La Moncloa.

    Esta crítica, ácida pero libre, va dedicada, como diría Hayek: “a los socialistas de todos los partidos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s