¿Dónde está el Rey?

Uno se pregunta como alguien que reside normalmente en Madrid puede operarse en un hospital público de Barcelona cuando el resto de mortales no somos atendidos ni por un médico de cabecera en el caso de encontrarnos en otra Comunidad Autónoma diferente a la que nos ha “otorgado” la tarjeta sanitaria.

Tampoco es de extrañar que el Jefe del Estado cuente con algunos privilegios que la plebe solo tiene derecho a soñar. Y aqui reside un problema de vital importancia, y es que nuestros sistema público universal tiene particularidades y excepciones que socavan los principios que deberían regirlo. Si el sistema es universal y todos somos iguales así deberíamos ser tratados; de lo contrario, los privilegios siguen vivos y el sistema desacreditado. Por otro lado, la competencia desleal a los centros sanitarios privados y el expolio a base de impuestos que sufren trabajadores y empresarios ponen obstáculos insalvables a la movilidad social y el progreso individual. Cuando hablamos de Sanidad, eso se traduce en que los servicios de calidad se encuentran alejados de nosotros por listas de espera interminables o a un coste que la sociedad mileurista y subvencionada nunca se podrá permitir. Es decir, el Estado del Bienestar nos condena a padecer lo peor de los dos mundos ya que sabemos que ni el esfuerzo se verá recompensando mientras que la élite privilegiada de siempre se aprovecha de nosotros.

Ayer me sorprendió -como a casi todos los españoles- la operación del Rey en el Clínic de Barcelona, pero me sorprendió todavía más que la opacidad en el diagnóstico -comprensible- se extendiera también al postoperatorio, y en la rueda de prensa se negaran a responder si el Rey había sido ingresado en el Hospital Clínic o en el BarnaClínic. No se trata de una pregunta irrelevante pues el BarnaClinic es una especie de clínica privada que funciona dentro del Clínic, con sus medios y sus fondos. O lo que es lo mismo, la perversión del capitalismo. Así pues, nos encontramos que ante los medios se afirma que ha sido operado y tratado en un centro público cuando en realidad ha sido tratado en uno privado perseguido por la sombra de ilegalidad. El periodista que hizo la pregunta no quería conocer la habitación exacta ni poner en peligro la seguridad de Su Majestad sino saber si se había acogido al sistema público o al privado.  Y como, en cualquier caso, seremos los contribuyentes los que lo estamos pagando creo que merecemos una respuesta, ¿dónde está el Rey?

Anuncios

2 pensamientos en “¿Dónde está el Rey?

  1. Nuestro estimado monarca
    hoy ha sido intervenido,
    mas no en clínica privada
    como bien pudo haber sido.

    La Seguridad Social
    es la que hoy le ha asistido
    y lo ha llegado a operar
    como a otro españolito
    mas con algo singular:
    es el tiempo transcurrido,
    el que ha llegado a pasar
    desde que fue decidido
    hasta llegarse a operar,
    porque es que ha sido muy chico.
    A final del mes de abril
    decidieron operar
    y sin llegar a cumplir
    ni dos semanas de espera
    este sábado, por fin,
    nuestro monarca se opera.

    Y me van a perdonar:
    Con esta lista de espera
    no es “Seguridad Social”,
    es una nueva frontera,
    es “Seguridad Real”
    y para mí la quisiera.

  2. supongo que lo que más rabia te dará es que se haya ido a un hospital catalán a operarse. Claro, como somos una sociedad enferma, tendremos que curarnos en los mejores hospitales de España, que están aquí… JUAS JUAS JUAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s