Un político honrado

Rodrigo de Santos habla desde la carcel para IB3, muestra arrepentimiento y ha devuelto el dinero que nos robó. (Vídeo aquí)

No sé dónde estaba la lobby gay zerolista cuando Última Hora y otros medios emprendieron una campaña repleta de oscuras insinuaciones que conseguían lanzar la piedra escondiendo la mano para despertar en la conciencia popular los más bajos instintos. Algo que no habría ocurrido si se hubiera gastado el dinero en putas. Y no seamos ingenuos, lo de la cocaína es un vicio en el que más de uno debe estar enganchado. No pienso señalar a nadie.

A estas alturas solo soy capaz de preguntarme si es más honrado el político que redime sus pecados entre rejas y devuelve hasta el último céntimo robado o el que permanece en la poltrona, viaja en coche oficial, asalta la caja de los dineros públicos, sigue repartiendo prebendas y endeudándonos.

¿Cuántos políticos han devuelto todo lo que han robado? Claro que es posible que “político honrado” sea una contradictio in terminis y nos encontremos ante las palabras de un pobre diablo, de un hombre honrado con la debilidad de espíritu suficiente como para caer en el pecado de la política pero la suficiente fortaleza para sobreponerse asumiendo sus errores y seguir adelante.

Anuncios

2 pensamientos en “Un político honrado

  1. Que haya devuelto lo que rebó no le convierte en honrado. Además, parece que ha sido condenado por abuso a menores, lo que dice bastante de su estado moral.
    Devolver lo robado es lo justo. Que se arrepienta de sus actos es lo correcto y lo debido. El arrepentimiento y la reparación de los daños le honra, pero no le convierte en honrado. Si en adelante llevara una vida honrada sería la única demostración de que ha aprendido de sus errores y se ha convertido en honrado. Hasta que no se vean los resultados no se podrá decir que lo ha conseguido.

  2. Por supuesto. Pero no cabe duda de que el camino emprendido parece el correcto y es excepcional, en el sentido de que apenas se ve algo semejante en la política española.

    En cuanto al abuso de menores, no quiero afirmarlo con rotundidad pues de ser cierto es gravísimo, pero no es lo mismo abusar de mentores que contratar los servicios de chaperos en los que es cuando menos difícil establecer una línea entre los 17 y los 18. Una línea delgada, casi invisible, en ese oscuro mundo de drogas y prostitución. Entiendo que no es el mismo “estado moral” el de alguien que se mueve en ese mundo del que abusa del hijo del vecino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s