No defenderé a Dragó

Nunca me han interesado demasiado las correrías sexuales ajenas, y menos las de Fernando Sánchez Dragó. Por eso, cuando se empezó a hablar de su affair con las japonesitas no le presté demasiada atención. Y no se lo presté porque más allá de lo que uno le pueda parecer bien o mal, moral o inmoral, trajinarse a una japonesa de 13 años no es ilegal, ni en Japón ni en España y solo atañe a la trajinada, a sus padres y al trajinador. Obviamente una sociedad en la que todas las niñas de 13 años se acuestan con treintañeros tendrá poco recorrido, pero no somos nadie para condenar conductas individuales… Salvo la Santa Inquisición Progresista, con licencia mediática e institucional para condenar sobre lo que hacemos o dejamos de hacer en nuestras alcobas.

La Izquierda ha sacado a pasear su cara más reaccionaria y sectaria para la ocasión, es decir, la auténtica. Dan lecciones de moralidad pública mientras reparten condones como caramelos mientras evangelizan sobre el sexo libre o se alían con las civilizaciones que mutilan los genitales femeninos o los padres casan y desposan a su hijas de… 13 años. Hasta Ángeles González-Sinde, ministra de (in)Cultura y guionista de Mentiras y gordas se ha permitido aleccionar publicamente sobre la moral en la literatura. Ella, la guionista de Mentiras y gordas, que no es más que un trajinar continuo.

El caso es que en lugar de mantener el pulso Sanchez Dragó ha rectificado, ha renunciado a defenderse a sí mismo y a toda su obra en un intento cobarde de obtener la bula de la Iglesia de la Moralidad Progresista. La transgresión del orden con la que ha construido su obra y su personaje ha quedado tan diluida como el significado que le otorga al verbo “trajinar” en mera bravuconería y él, como un mero mentiroso. No encuentro atisbo de un eppur si muove en su confesión de rectificación para salvar su coherencia ante el juicio público. Sánchez Dragó, que ha defendido siempre el sexo libre y el libertinaje ha perdido una oportunidad única para mantener sus posiciones mientras el foco y las cámaras estaban encendidas.

Es difícil oponerse más al monopolio estatal de la moralidad de lo que yo lo hago, pero lo que no pienso hacer es defender a quién no tiene la mínima dignidad de defenderse a sí mismo.

Anuncios

7 pensamientos en “No defenderé a Dragó

  1. La verdad es que tampoco recuerdo que Dragó haya defendido jamás publicamente a nadie… :/ O a sí mismo.

    Creo que este pasa de todo, en más de un sentido. Al menos a la hora de dar la cara. Quizá con su familia y su trabajo sea de otra manera, pero en otras… en fin.

    Por otra parte, la Izquierda dando lecciones de moral: El asesino sociópata reprendiendo al pobre ladronzuelo por INMORAL y ANTISOCIAL.

    Bueno: Ellos lo saben bien. La Izquierda es la suma de todos los vicios y males posibles, y ni uno menos.

  2. “Genia” y figura la Sinde, es capaz de afirmar sin despeinarse que “las obligaciones y valores de un escritor no son distintas de las de cualquier otro miembro de la sociedad. El oficio de literato no es un eximente para quienes, con sus palabras, por muy hábilmente que estén ordenadas, ofenden, desprecian, se saltan las reglas de convivencia y pisotean, peligrosamente, valores como la igualdad o la no discriminación”. Primero que se aplique el cuento la guionista de Mentiras y gordas y luego ya nos dará lecciones a los demás.

  3. Increíble. Lo que me deja perplejo es que, siendo totalmente legal acostarse con alguien de 13 años (y considerando al actual gobierno el estandarte de la legalidad), la progresía nacional se dedique a criticar las conductas “inmorales”

    O sea, una menor puede abortar, pero no follar. Estamos invirtiendo causa y efecto, señores.

  4. Os leo y me admira que realmente entendáis a veces las disertaciones de la “señá” ministra, porque os puedo pasar varios sonidos de sus intervenciones públicas y que han provocado que tenga que crear una carpeta en mi ordenador que se llame “El Show de Sinde”.
    petons

  5. Me dais pena. Bueno, pena y miedo. Sí, sí… así a partes iguales.
    Que gente joven como Miquel tenga en la época en la que estamos, esa mentalidad rancia, carca y pseudo-fascista, todo ello aderezado con el tufillo católico apostólico romano, debería hacernos parar a reflexionar a más de uno; es para echarse a temblar. Y que alguien así tenga un título universitario, no denota sino el fracaso del sistema educativo español. ¡Qué pena, de verdad!

  6. Lo curioso es que pierdes el tiempo leyendo mi blog. Curioso, cuando menos.

    Intentaría refutarte en algo pero al no haber argumentado nada es complicado responderte salvo devolverte insultos parecidos, cosa que no es mi estilo. Ya conoces el dicho imagino, “ladran, luego cabalgamos”. Y no admito amenazas ni hacen que me mantenga al margen. Prueba con otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s