Fiesta de políticos para políticos

No sé cuántos años tendría yo pero recuerdo haber escuchado desde siempre a mi padre despotricar contra los políticos. En concreto había dos días en especial, el de la Constitución y el del estatuto de autonomía, en los que siempre repetía “esto son fiestas de políticos y para políticos”. No se me ocurre mejor definición, los políticos se reúnen, celebran, comen y brindan; por el pueblo pero sin el pueblo… a costa del pueblo. Es algo que se repite todos los años pero la desconfianza generalizada hacia la clase política es relativamente reciente, o solo aparece cuando gobiernan “los otros”. 

Tenemos una Constitución que se parece demasiado a una carta otorgada, en la que se nos concede una serie de derechos. Es la tradición “continental”, muy diferente a otras constituciones históricas que se limitan a reconocer los derechos de los habitantes del país y limitan el poder de los gobiernos. La diferencia es trascendental, en nuestra Constitución los derechos no son nuestros, son otorgados por las leyes y con la misma facilidad que se dan se pueden revocar; o lo que es lo mismo, nuestros derechos son una concesión graciosa de los legisladores, los políticos. En otras constituciones posibles ocurre lo contrario, la Constitución marca las líneas rojas en la que los políticos no pueden inmiscuirse, limitan el poder del legislador y, por tanto, protegen a los hombres de la arbitrariedad de los políticos.

A mi padre tengo que agradecerle, entre otras muchas cosas, ese liberalismo instintivo que inculcó en mí, una sana desconfianza hacia la política que con el tiempo, y muchas lecturas, se ha consolidado como un liberalismo más elaborado. Si el liberalismo es una actitud, además de la de la tolerancia, no es otra que esa instintiva desconfianza hacia los burócratas que pretenden organizar la vida de la gente común. Últimamente Sus Señorías tienen a bien debatir en el Congreso sobre la extrema necesidad de los husos horarios y, también, de los usos horarios españoles, pretendiendo dictar la mejor hora para entrar a trabajar, comer o cenar. Todo por nuestro bien, siempre.

Feliz día de la Constitución.

Anuncios

Un pensamiento en “Fiesta de políticos para políticos

  1. Bueno de hecho esa naturaleza de derchos otorgados esta presente en todas las Constituciones europeas. En la Declaracion francesa de Derechos humanos el articulo primero establece la igualdad de derchos, el articulo segundo enumaera esos derechos pero ya en el articulo tercero se instituye la obligacion de no resistencia a la autoridad lo cual era un simple asunto practico (para que no haga demasiadas bajas en la policia) de ley ordinaria, no tenia nada que hacer en una declaracion de derechos y vacia el derecho de resistencia a la opresion enumerado en articulo Segundo. Y los Carnots y Robespierres sin hablar de Napoleon no se caracterizaron por respetar el derecho a la disidencia que digamos

    Yo incluso diria que es consustancial a las Constituciones areligiosas ya que no hay nada por encima del Estado. En el fondo las Constituciones Europeas tienen rasgos feudales y absolutistas con unos fueros concedidos de arriba abajo.

    En cambio en Estados Unidos los derechos provienen del Creador y el Esatdo existe para que esos derechos puedan ser ejercidos y si no lo hace es legitimo derrocarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s