Quim Torra, el valido de Puigdemont mientras éste disfruta de unas vacaciones pagadas en Waterloo, ha dicho en una entrevista que ellos ponen la voluntad de la gente por delante de la ley. Es la mejor síntesis que se puede hacer del populismo. Y no es algo fácil, Íñigo Errejón en su tesis doctoral -que termina siendo un panfleto propagandístico de Evo Morales- recoge los principales intentos teóricos en definirlo. Bajo el paraguas del postmarxista Ernesto Laclau saca a pasear diferentes aproximaciones que coinciden en la imposibilidad de establecer un programa populista debido a su indefinición pero sí una característica común que es la apelación directa al pueblo, sin otro intermediario que no sea un líder carismático capaz de pastorearlo saltándose cualquier límite incluido el de la ley. Estas son mis palabras, claro, porque las de Errejon son algo más enrevesadas en la línea de los postestructuralistas que son parte de su núcleo irradiador ideológico. Un discurso deconstruido que ayuda a disimular que su postmarxismo se continúa pareciendo demasiado al marxismo de toda la vida.

Este es el armazón teórico del Populismo y conviene aclararlo en estos tiempos en los que el término está en boca de todos, manoseado por tertulianos que lo confunden, consciente o inconscientemente.  Democracia y Estado de Derecho son lo opuesto: el sometimiento de la gente al Imperio de la Ley, que debe ser igual para todos. El Populismo no es algo nuevo, llevamos conviviendo con él desde hace tiempo en España, y es justamente lo que los golpistas catalanes defienden o lo que Podemos quería extrapolar a España desde Hispanoamérica. De ahí que sorprenda el interés reciente por el populismo, errando en parte, su diagnóstico y con la vista siempre puesta más allá de nuestras fronteras.

La confusión, por tanto, se produce entre aquellos que califican como populistas a los que simplemente son demagogos, aquellos que según Aristóteles halagan a los ciudadanos y exaltan sus sentimientos para usarlos como medida política. También podrían equipararse a los sofistas de la Grecia clásica sobre los que nos alertaba Protágoras ya que eran capaces de convertir los argumentos más débiles en los más sólidos para ejercer, en palabras de Platón, de conductores de almas. Sin embargo, más allá del infantil idealismo, debemos reconocer que un buen político debe dominar este arte de la retórica si quiere cosechar éxitos electorales, sean conservadores, socialistas, liberales… o populistas. Este equívoco puede terminar distrayéndonos de los peligros reales, diluyendo el desafío que el Populismo representa para las sociedades libres y democráticas

El Populismo es una de las más graves amenazas que se ciernen sobre las sociedades como se ha comprobado con sus resultados en la Venezuela donde el chavismo lo ha desplegado con la ayuda y aplausos de los fundadores de Podemos. En contraposición a la síntesis del valido Torra hay que contraponer uno de los pilares que sostiene nuestra Civilización: los límites a la voluntad general que suponen las leyes. Si no, caeríamos en el imperio del populismo, donde la voluntad del líder se confunde con la del pueblo y ésta es la única ley, saltándose toda las garantías y cualquier vestigio de justicia salvo la que se ejerce en su nombre. De ahí que sea tan importante la síntesis del valido Torra en contraposición a los fundamentos de nuestra Civilización que podría resumirse en que Sócrates, a pesar de tener la oportunidad de escapar de su condena, aceptó el veredicto y se tomó la cicuta. Platón termina la apología de su maestro escribiendo que “este fue el fin que tuvo nuestro amigo, el mejor hombre, podemos decir nosotros, de los que entonces conocimos, y, en modo muy destacado, el más inteligente y el más justo”. Obviamente no se trata de una comparación de este padre de la filosofía con nuestros populistas si no es en profunda contraposición, como anti modelo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s