IB3/Matas

A eso de las diez y media, IB3 entrevista en exclusiva al expresidente de Baleares y puede seguirse en línea aquí mismo, en la televisión creada con nuestros impuestos por el propio Matas.

Al ver el avance no he podido evitar recordar aquella entrevista llevada al cine y al teatro,   Frost/Nixon. El espectáculo no ha hecho mas que empezar.

Anuncios

Matas ha vuelto

Jaume Matas ha vuelto de las américas no para acaudillar de nuevo un partido en avanzado estado de descomposición sino para declarar este martes puntualmente ante el juez por el caso Palma Arena. La verdad es que siempre he mantenido que Matas no volvería porque irse había sido la decisión más inteligente que había tomado. Total, Roman Polanski ha demostrado que se puede vivir fugado de la justicia contando incluso con el beneplácito de cierto sector “intelectual”.

Claro que el caso de Matas es completamente diferente y la Izquierda convertirá sus apariciones en linchamiento público, sus declaraciones en juicio público. La condena ya ha sido dictada y, de hecho, las organizaciones pantalla de la izquierda eco-culturales ya se han lanzado a la calle para copar el mensaje anti-corrupción. Tiene gracia, que el lema de las manifestaciones sea “Contra la corrupción: participación ciudadana”. Participación en el trinque, claro. La consecuencia lógica ante un sistema que fomenta su propio monopolio sería el de abrirse y permitir la competencia, pero el Estado – y las autonomías no son una excepción- siempre quiere más. Y allí donde hay un Estado necesitado de más recursos públicos sacados de nuestros bolsillos, allí acude presta la Izquierda para ayudarle.

Y es que últimamente en los juzgados de Palma hay más políticos que gitanos, no pretendo ser racista sino todo lo contrario. Así es como transcurren los días en la isla de la Calma tras el colapso de la munarquía, con absoluta normalidad. La presidencia del Parlamento Balear ha sido ocupada por una socialista y la vicepresidencia por una uemita. El viernes 19, la propia Munar abonó 350.000 euros para evitar la cárcel y hay quienes jocosamente suponen que nuestra princesa particular comentó en el momento del pago “en efectivo o con tarjeta”. Ella se declara inocente pero todavía tiene que desembolsar 2,5 millones por la responsabilidad civil, tendrá que vender hasta el último de los visiones que ha lucido durante su reinado.

Lo mejor y lo peor…

…del Partido Popular de Baleares.

Corrupción aparte, la campaña electoral de 2003 con la que Jaume Matas recuperó el Gobierno balear fue una de las mejores que recuerdo. El mismo año que mareas humanas llenaban las calles de España bajo el lema de “No a la Guerra”, el PP demostró que es capaz de oponer una aleternativa completa a la hegomonía de la izquierda.

Frente al “No” el “Sí”, con tipografía y color similares, sin complejos y en positivo, dejaron claro a los votantes quié era la alternativa y en qué consistía. Así es como se ganan elecciones, combatiendo lo esencial y no lo accesorio, lo contrario es simplemente un intento de heredar el poder aprovechando el desgaste.

Y si en aquella ocasión funcionó, en el mismo folleto que he rescatado del baúl de los recuerdos se encuentra la semilla que sembraron para perder sólo cuatro años después.  El Partido Popular nunca ha desafiado el marco dominante impuesto por esa extraña pinza que  forman la izquierda revolucionaria y la derecha conservadora, en ningún momento ha cuestionado el discurso oficial del nacionalismo obligatorio. Por eso, en la versión castellana se lee Illes Balears en lugar de las Islas Baleares. Por eso, perdió las elecciones en 2007 y no levantará cabeza si no rectifica.