Tienen los votos pero no la voluntad

El pacto de progres en las Baleares ha saltado por los aires en todas las instituciones desde el ayuntamiento de Palma al Parlamento de Baleares pasando por los consejos insulares. No hay Gobierno que aguante la detención de uno de sus ex consejeros y una de las cabezas más representativas de uno de sus socios de gobierno.

Ésta es la crónica de una muerte anunciada, el pacto antinatura de todos contra el Partido Popular se ha terminado rompiendo ante el rosario de altos cargos imputados y diferencias de criterio con Unión Mallorquina. La ambición de poder y el amor incondicional al coche oficial suele ser suficiente argamasa para unir un gobierno multicolor o la corrupción demostrada de alguno de sus miembros, pero las dos circunstancias son demasiado pesadas como para mantener el pacto ante los ojos de cualquier opinión pública. Grosske lo venía advirtiendo tiempo atrás y ayer mismo lo proponía como medida cautelar.

El presidente Antich quiere recuperar la confianza pero no ha mencionado ni la cuestión de confianza ni la posibilidad de convocar elecciones anticipadas mientras que todo apunta a que el PP las pedirá por él. Lo que no es tan claro es que Antich acepte ni que los populares lleguen a presentar una moción de confianza. Lo primero entra en la lógica de quien quiere mantener el poder pero lo segundo demuestra que una vez más el PP no tiene la voluntad de gobernar ni hacer oposición. La aritmética parlamentaria juega a favor del PP, la coalición multipartita sin los 3 votos de Unión Mallorquina en el Parlamento se encuentra en minoría con tan solo 27 diputados mientras que el PP tiene 28 a los que habría que sumar el diputado por Formentera.

En estos momentos la cúpula del Partido Popular permanece reunida diseñando la estrategia a seguir pero mucho me temo que aunque tienen los votos no tienen la voluntad política de ir más allá de las medidas gratuitas y no resolverán enfrentarse ni al veredicto de los ciudadanos ni a una moción de censura en la que no podría presentar como alternativa a  José Ramón Bauzá. Es lo que tiene un partido descabezado en la que la ambición de sus miembros no es asumir el gobierno sino mantener el cargo de opositor perpetuo sin exponerse al desgaste ni al trabajo que supone gobernar.

Por su parte, Antich haría bien en anticiparse si no quiere desalojar el Consolat del Mar por una ventana. El nuevo estatuto permite la convocatoria de elecciones anticipadas y en estos casos en los que la clase política demuestra su incapacidad para gobernarnos lo mejor siempre es dejar que decida el pueblo. Entre tanto, igual los populares tienen tiempo de arreglar sus líos internos recuperando el brío que les llevó a la mayoría absoluta en 2003.

EN CONTINUA ACTUALIZACiÓN

Anuncios

El Consell salta por los aires

No quería empezar escribiendo sobre Mallorca pero la actualidad manda. El pacto entre la derecha nacionalista de Unión Mallorquina y el resto de partidos eco nacionalistas socialistas ha saltado por los aires. Poco después de que la presidenta del Consejo insular de Mallorca les enseñara la puerta, UM ha roto oficialmente el pacto de gobierno en el Consell.

Molestos con los compañeros de progrés, han puesto fin a esta extraña coalición de todos contra el PP. Tendremos que esperar a mañana para saber que ocurre en el Gobierno de Baleares pues el pacto de gobierno es el mismo para ambas instituciones y lo lógico sería que la ruptura en el Consell arrastrase a la del Govern.

En una situación normal el PP se estaría frotando las manos ya que el PSOE y sus socios no pueden gobernar en minoría, necesitan los 3 votos de UM. Tal y como están las cosas, el Partido Popular sin el apoyo de Unión Mallorquina puede paralizar cualquier iniciativa legislativa del actual Consell. Si esta decisión se traslada al Gobierno de Baleares, se llegaría a la misma situación y la posibilidad de convocar unas elecciones –el nuevo estatuto lo permite- cobraría fuerza.

Pero el PP de Baleares ha desertado siguiendo los pasos de sus “líderes”. Primero Jaume Matas a Estados Unidos y luego Rosa Estarás a Estrasburgo, solo los imputados permanecen. A los otros, o al otro, no los quieren ni ver en la foto. De esta guisa, se encuentra la situación política en Baleares. Una vez me dijeron que “no te preocupes, que la ensaimada es grande y hay un trozo para cada uno” pero los hechos, tozudos ellos, lo han puesto en cuestión. O la ensaimada no era tan grande para saciar a tanto partido o hay demasiados glotones. Estas opciones no tienen por qué  ser excluyentes.

*Actualizado

Grosske advierte en su blog al presidente Antich, y no lo hace entre líneas sino en negrita subrayada: “Però hi ha una opció que no té (i no ho dic en sentit figurat): continuar governant de la mateixa manera i amb els mateixos consellers…”.